Bienvenidos a la ampliación de contenido de

Familia Animal

La exposición «familia animal» se podrá visitar en el Paseo de Almería desde el 7 de julio hasta el 15 de agosto de 2022

Gatos Comunitarios Galgos PROTECTORAS Centro Zoosanitario

 

Convivimos con animales desde la más remota antigüedad. Para el ser humano se trataba de una estrategia de supervivencia, en la que se respetaba y cuidaba al animal por su valía y los beneficios que nos aportaba. En muchos casos se establecía una simbiosis con determinadas especies, como por ejemplo halcones, hurones, gatos o perros, que obtenían alimento y protección a cambio de sus servicios. A este proceso de adaptación y asimilación se le llamó domesticación, y establecía una clara jerarquía entre humanos y animales. Con la revolución industrial aparece el concepto de animal de compañía, y en la moderna sociedad de consumo este fenómeno ha alcanzado cotas realmente sorprendentes, hasta el punto de que hoy en nuestro país, existen más perros conviviendo con familias que niños.

Pero también es público y notorio que el abuso y el maltrato animal está arraigado en nuestra sociedad. Este repugnante comportamiento por parte de los humanos es una verdadera lacra que está muy lejos de erradicarse, y contra la que solo podemos luchar educando desde la infancia en el respeto a los derechos y los sentimientos de los animales. Si, hemos dicho “sentimientos”, porque todos los animales son seres sintientes, sufren y padecen cuando les maltratamos, pero también son capaces de amarnos a su manera, y son una fuente de alegría y bienestar en nuestras vidas. Aquellas personas que tienen “familia animal” saben muy bien de lo que estamos hablando.

@Vicen Guirado

Esta exposición trata sobre los animales y las personas que trabajan, ya sea a nivel personal o institucional, por su bienestar. Tiene un tratamiento documental e informativo y está divida en cuatro bloques: Gatos Comunitarios, Galgos, Protectoras – Casas de acogida y Centro Zoosanitario. El título “Familia Animal” trata de poner de manifiesto que, tanto si nos relacionamos directa o indirectamente con los animales que nos rodean, su seguridad y bienestar es nuestra responsabilidad. Hagamos de esta cuestión bandera, pues como dijo el profeta de la paz Mahatma Ghandi:

“La grandeza de una nación y su progreso moral pueden ser juzgados por el modo en que trata a los animales”

 

un panorama desolador

Según datos de la Fundación Affinity cada año se abandonan en España alrededor de 150.000 animales, lo que nos coloca en el primer lugar de esta triste estadística entre los países de nuestro entorno. Buscar las causas de tanto abandono es complejo ya que esta realidad responde a multitud de factores, pero es evidente que muchos de estos animales han sido adquiridos como «mascotas», un término inadecuado para referirse a los animales domésticos, pues los cosifica. Si reducimos a un ser vivo a la condición de cosa, se puede interpretar que son mercancía, y por tanto cabe el maltrato, abandono o desecho cuando dicha mercancía no satisface plenamente al comprador.

 

Pese a tan mal panorama, en el lado luminoso de la cuestión trabajan personas, asociaciones e instituciones públicas que son el contrapunto esperanzador para tratar de invertir esta tendencia. Un buen ejemplo de esto son las protectoras y hogares de acogida en los que hemos encontrado a personas empáticas y generosas, que dan lo mejor de sí para ayudar a los más desfavorecidos, y que en la mayoría de los casos, comprometen ingentes cantidades de dinero de sus propios recursos, para procurar una segunda oportunidad a tanto animal abandonado, encontrando una familia que les acoja, les cuide y les quiera.

 

©Vicen Guirado

Desde Colectivo Desencuadre manifestamos públicamente nuestro respeto y admiración hacia las personas que acogen animales en situación de vulnerabilidad, y a las que se deciden a adoptar, al tiempo que hacemos un llamamiento a colaborar todo lo posible con las asociaciones que tan generosamente se han ofrecido a participar en esta exposición.

Si quieres ayudar a combatir esta lacra del maltrato y el abandono, ya sea para adoptar o para ofrecerte como familia de acogida, contacta con NOSOTROS.

Acción por el rescate

Acción por el rescate

Luchamos por dar una mejor vida a animales desfavorecidos. Ayúdale a encontrar el amor de su vida

Siete Galgos

Siete Galgos

Asociación dedicada al rescate y rehabilitación de galgos, con refugio propio

Alma Felina

Alma Felina

Somos una ONG centrada en la protección y defensa de los derechos de los felinos que sobreviven en las calles o los que acaban en ellas.

Pequeño Santuario Felino Black-Pepón

Pequeño Santuario Felino Black-Pepón

El Pequeño Santuario felino nace para salvar una colonia que estaba siendo maltratada, rociados con lejía ellos, su comida y agua.

Los Gatos de Lola y Cia

Los Gatos de Lola y Cia

Desde que Lola entro en el albergue, un grupo de guerreras nos ocupamos de sus colonias. No somos asociación solo un grupo de mujeres que luchan por los gatos.

Salvando Vidas Almería

Salvando Vidas Almería

Necesitamos voluntarios comprometidos y que amen a los animales. Organización sin ánimo de lucro.

Miau Almería Canina

Miau Almería Canina

Somos una asociación sin ánimo de lucro, destinada al auxilio animal, rescatando, proporcionando atención veterinaria, cuidados y atención.

Zoosanitario Almería

Zoosanitario Almería

Nos puedes visitar en Avda. Cabo de Gata nº 387, (Junto al Río Andarax). Para cualquier consulta: 950268531 - 677534543

 

GATOS COMUNITARIOS

© Carlos de Paz

El gato es un animal que nos acompaña desde hace casi 10.000 años, siendo querido y respetado como una deidad por la antigua civilización egipcia, o benefactor de los seres humanos por otras culturas ancestrales. Sin embargo, también ha sido considerado como la reencarnación del diablo y portador de todos los males. De ahí que siempre haya suscitado amores incondicionales y odios irracionales.

 

 

Con el tiempo, algunos gatos se han adaptado a vivir en las casas de los humanos, pero los Gatos comunitarios viven en libertad y no se adaptan fácilmente a vivir en casas donde no puedan tener formas de salir y entrar a su antojo. Son supervivientes natos, capaces de adaptarse y sobrevivir en medio de las grandes urbes organizándose en grupos dentro de unos espacios bien delimitados llamados colonias. Debido a su gran capacidad reproductora –entre otras cuestiones– pueden llegar a generar muchas tensiones entre humanos y felinos, por lo que ocasionalmente son sometidos a persecución y envenenamientos.

Aunque aún queda mucho por hacer, la reciente implantación en Almería del programa C.E.R (Captura, esterilización y retorno a su colonia de origen) puede suponer una mejora sustancial de la salud de los gatos y sus condiciones de vida, así como una mejora de la salubridad general de la zona donde estén ubicadas esas colonias, pues los grupos de voluntarios ligados a protectoras e identificados por el Ayuntamiento permite una mayor limpieza y control sanitario de esas colonias censadas en el programa, que podrá favorecer una mejora de la convivencia vecinal.

 

© Carlos de Paz

 

Generalmente, un gato comunitario no entra en programas de adopción, salvo el caso de camadas recién destetadas, que suelen quedar a su suerte, o gatos enfermos, que gracias a los cuidados de particulares y asociaciones –formadas mayoritariamente por mujeres– pueden tener una nueva oportunidad. Esta dedicación en tiempo personal y la enorme carga económica que deben afrontar, en alimentación, elementos de limpieza o cuidados veterinarios y medicaciones, supone un gran desgaste psicológico —agravado por la incomprensión de parte de la sociedad— que solo encuentra una compensación emocional con el bienestar de los gatos que han decidido cuidar.

 

 

Un problema común al resto de los mal llamados animales de compañía o mascotas es la falta de responsabilidad y sentido ético de quienes por un capricho compran un animal para abandonarlo a la primera molestia. Para nosotros, los animales forman parte de nuestra familia y por esa razón nunca los abandonaríamos a su suerte en caso de enfermedad o cualquier razón que se pueda utilizar como excusa para el abandono animal.

 

Los gatos del puerto.

En el Puerto de Almería están establecidas varias colonias de gatos que, a duras penas, han logrado sobrevivir refugiados entre las rocas de los espigones y los coches destartalados y abandonados después de decomisos de aduanas. Estas fotografías son una mínima parte de un largo trabajo de varios años en los que los he seguido su devenir cotidiano. Las camadas múltiples sin control, las enfermedades y una alimentación inadecuada, a pesar del apoyo de algunos pescadores, o la caza esporádica de ratas y alguna paloma ha sido la tónica general de estas colonias. Afortunadamente, esto ha empezado a cambiar, no hace mucho, gracias a la esterilización y una alimentación controlada.

 

La gata del espigón.

Durante varios meses del año 2018 estuve fotografiando y siguiendo la evolución de esta gata siamesa y su camada, en la colonia ubicada en en el primer espigón de la playa del Zapillo. Me llamó la atención el sumo celo con el que vigilaba y defendía a sus cachorros. Sólo después de varios días de aproximación cautelosa, me permitió fotografiarla, siempre con un teleobjetivo potente y a una distancia prudencial. Un día desapareció. Nunca supe si le pasó algo o fueron recogidos —madre y camada— por alguien.

 

Salvando vidas.

Hay una colonia de gatos que ha acaparado titulares de prensa debido al conflicto que generaba su ubicación y los malos olores que producía en un lugar de tanto tránsito, lo que provocó el envenenamiento de esos animales y la consecuente protesta social. Es la conocida como Colonia del mar, que en la actualidad está dentro del programa C.E.R, a cargo de la protectora Salvando vidas, con un grupo de voluntarios que se ocupa de la esterilización de los animales, su alimentación controlada y la limpieza de la zona, lo que supone un avance importante hacia la normalización y aceptación de una colonia considerada anteriormente como un punto negro en cuanto a la convivencia entre humanos y gatos.

 

 

Lola, la de los gatos.

Seguramente mucha gente habrá visto alguna vez a Lola, esta mujer que aparece bajo las palmeras, alimentando a unos gatos. Era tal su pasión por estos animales, que una vez ha tenido que dejar de asistirlos por diversos motivos, un grupo de voluntarias han seguido con su trabajo en las colonias que ella cuidaba, ocupándose de la esterilización, alimentación y asistencia veterinaria que puedan necesitar. Y como no podría ser de otra manera, se han asociado bajo el nombre de Los gatos de Lola.

 

 

Black-pepón.

Silvia es una mujer fuerte y decidida que, además de ocuparse de algunas colonias, ha puesto en marcha —con sus propios recursos y esporádicas ayudas— un refugio llamado Pequeño santuario felino Black-Pepón, que «nace de la necesidad de salvar una colonia que estaba siendo maltratada, rociados con lejía, ellos y su comida y agua». Los gatos que viven en este humilde refugio han encontrado un lugar en el que poder tener una segunda oprtunidad, o encontrar un hogar que los quiera adoptar.

 

 

GALGOS

© Vicen Guirado

El galgo español es una raza autóctona que se cría desde hace siglos para su uso en actividades cinegéticas y deportivas. En la alta edad media llegó a estar muy valorado, siendo la raza predilecta entre nobles y reyes.

Con un cuerpo estilizado y su constitución atlética, los galgos pueden alcanzar velocidades de hasta 70 km por hora, por lo que también se les cría para carreras, pero su uso más extendido es en labores de caza. El galgo de campo mueve en España anualmente del orden de sesenta millones de euros, cifra que sólo refleja una parte de los criadores de galgos incluidos en sociedades galgueras. Esta pequeña parte de galgueros preparan al año entre tres mil y cuatro mil galgos para participar en los distintos Campeonatos de Campo Abierto.

 

 

Muchos galgos en nuestro país sufren maltrato y tienen un trágico final, son ahorcados, arrojados a pozos, o envenenados por sus propios dueños. Otros tantos son abandonados a su suerte al acabar la temporada de caza. El motivo de tanto desprecio por la vida de estos animales no es otro que la cría indiscriminada para obtener unos pocos ejemplares de excelentes cualidades, el resto se considera material de desecho. Este execrable comportamiento por parte de algunos criadores no es nuevo, y ya en 2011 provocó que un grupo de eurodiputados pidiera explicaciones al gobierno de España por la crueldad con que se trata a los galgos en nuestro país.

Numerosas organizaciones animalistas llevan años denunciando esta situación de abandono y maltrato y realizan campañas de concienciación, promoviendo el rescate de galgos para ofrecerlos en adopción. Muchos son adoptados fuera del país, a ello ha contribuido de manera decisiva  la difusión en Internet del documental “Yo Galgo” del realizador Yeray López que ha desencadenado una oleada de peticiones de adopción. Gracias a la extraordinaria labor que llevan a cabo estas protectoras, los galgos cada vez son más apreciados y solicitados también dentro de España.

 

Deva

Deva, una galga de 5 años que nació en Zaragoza, estuvo cuatro años al cuidado de un galguero sin sufrir malos tratos. Cuando el galguero cesó en su actividad cedió todos los animales a una protectora del país vasco, Galgo Leku. Deva tuvo mucha suerte, pues tres meses después fue adopatda por Charo García, y se vino a vivir a un cortijo en Aguamarga donde vivió sus últimos años de vida disfrutando del campo y del cariño de Charo, a pesar de sufrir una fuerte artrosis que le impedía correr tanto como a ella le hubiera gustado.

 

Pocker

Pocker fue abandonado junto a sus hermanos en un paraje cercano a la capital. Toda la camada había sido separada de su madre lo que la abocaba a un trágico final. Pocker, creció sano, seguro y feliz en un hogar de acogida hasta que encontró una familia de adopción. Fue una dura separación y a Pocker le esperaba un largo viaje de más de 2.500 kilómetros.

 

Su cuidadora preparó con amor y un poco de tristeza su equipaje con sus juguetes, chuches y manta favorita para que su olor lo acompañara y facilitara la adaptación a su nuevo hogar.

 

© Carlos de Paz

Mico

Este pequeño de nombre Mico es un tipo de galgo enano cuya raza se denomina Whippet. Con apenas cuatro semanas de vida fue abandonado. La protectora ANUA lo acogió y le proporcionó una casa de acogida en la que, gracias a los mimos y cuidados que le proporcionaron, logró recuperarse.

 

Mico fue adoptado por una familia en Alemania, donde actualmente vive feliz. Su nueva familia mantiene el contacto con la de acogida, y les envía fotos y videos con frecuencia.

 

¿Quieres adoptar un galgo?

7 Galgos

Siete Galgos es una asociación dedicada al rescate y rehabilitación de galgos, con refugio propio, donde son sanados y cuidados las 24 horas del día mientras esperan un hogar definitivo.

 

PROTECTORAS – CASAS DE ACOGIDA

© Lola Vizcaíno

Si buscas la definición de casa de acogida, se podría resumir brevemente diciendo que es un lugar en el que, una persona o una familia, se compromete a cubrir las necesidades básicas y facilitar un ambiente seguro a un animal en situación de abandono, hasta que encuentre un hogar definitivo. Pero lo que hemos visto durante la elaboración de este reportaje, supera con mucho esta definición.

 

Ser Hogar o Familia de Acogida es uno de los gestos solidarios más generosos que podemos hacer, pues verdaderamente sin Familias de Acogida no se podría seguir rescatando animales de la calle. Los hogares de acogida son un eslabón fundamental dentro de la cadena del rescate, pues no solo proveen de un entorno seguro durante el tiempo necesario, sino que son claves en el proceso de socialización e integración de los animales, para que puedan volver a confiar en las personas y en sí mismos.

 

Ser hogar de acogida también es duro emocionalmente. Por lo general, cuando llega el ansiado momento de la adopción, se ha creado un vínculo tan estrecho con el animal que produce una dolorosa sensación tener que verlo marchar. Pero es fundamental que eso ocurra; el pesar se convierte en alegría cuando llega un nuevo ser desvalido a casa y podemos brindarle el cariño y la seguridad que merece.

 

Amparo y Familia (Huércal Overa)

Amparo y su familia llevan dedicándose en cuerpo y alma al rescate de perros y gatos desde hace más de veinte años. Con sus escasos medios y mucha voluntad han convertido su vivienda en un auténtico refugio para perros y gatos desvalidos. Son, en realidad, dos casas-refugio: la casa donde residen actualmente y otro espacio, similar en tamaño, situado a pocos kilómetros de su vivienda, donde alojan principalmente a gatos. Aunque por falta de espacio han tenido también que construir perreras (cheniles)  en el “sitio de los gatos”, como ellas lo llaman.

 

© Lola Vizcaíno

 

Actualmente, su hija Alexa, que ya acabó sus estudios, trabaja mano a mano con Amparo en el cuidado y atención de cada uno de los animales que tienen allí. La pequeña Lady, sobrina de Amparo, también colabora. Los cheniles los construye el hijo de Amparo, lo que nos habla de lo excepcional de esta mujer, que ha sabido transmitir su amor, dedicación y compromiso a toda su familia.

 

 

Colaboran como hogar de acogida con varias protectoras, se encargan del CER de Huércal-Overa de manera oficial, aunque extraoficialmente lo hacen en más sitios y rescatan personalmente tanto perros como gatos que se encuentran en un estado deplorable, incluso en los sitios más inaccesibles. En una ocasión, llegaron a tener un perro acogido más de cinco años hasta que por fin fue adoptado. Lo consideraban ya un miembro de su familia, pero la labor de acoger implica muchas veces el dolor de desprenderse de un ser querido y, como nos decía la propia Amparo, “lloramos mucho en la despedida, pero si él no sale, ¡otros no entran!”.

 

Miau Almería Canina

Miau Almeria Canina surge de la unión de Susana, antigua integrante de la desaparecida asociación ANUA (Animales Nunca Abandonados), Laura una veterinaria conocida por su compromiso con la causa animal y Antonia, abogada y también apasionada de los animales. Las tres forman un buen equipo y desde su reciente creación tienen una alta tasa de recuperación de animales, tanto de gatos como de perros, y de adopciones dentro y fuera de nuestras fronteras.

Miau Almería Adopciones Acogidas cuenta además con Laia, hija de Susana y quien, a pesar de su corta edad, pues acaba de estrenar su mayoría de edad, lleva años colaborando junto a su madre con las asociaciones de animales de Almeria y actualmente, entre otras tareas, se encarga de las redes sociales, fundamentales para dar a conocer a los animales que tienen bajo su tutela y para los que buscan familias de adopción.

 

© Vicen Guirado

 

La asociación cuenta con varias casas de acogida, eslabón fundamental para su funcionamiento, ya que sin ellas no sería posible albergar y cuidar de los animales que rescatan. Una de las casas de acogida más importantes con las que cuenta la asociación es la de Susana y Laia, objeto de este reportaje, en la que se acogen tanto a gatos como a perros, con el gran esfuerzo y dedicación que esto supone.

 

Miau Almeria Adopciones Acogidas es una asociación de reciente creación, pero formada por integrantes con gran experiencia, que, por suerte para Almería, tras el vacío ha dejado la desaparición de varias asociaciones de peso debido a la pandemia, ha llegado para quedarse.

 

Acción por el rescate de los desfavorecidos

En Acción por el Rescate damos mucho valor a las palabras, el vocabulario y las expresiones que utilizamos, porque creemos que éstos condicionan nuestro pensamiento y la manera en que percibimos la realidad. En definitiva, el lenguaje y las palabras tienen un gran poder en nuestra forma de interactuar con nuestro entorno y los seres vivos que lo conforman.

«La palabra es el espejo de la acción»
Solón de Atenas (640 A.C.-558 A.C.)

© Elena Martínez

Es por ello que lo que se ha dado en llamar “Casa de acogida”, nosotras queremos denominarlo “Hogar de Acogida o Familia de Acogida”. Un Hogar o Familia de Acogida es más que una casa de acogida: “casa” es un término que suele evocar un espacio de cuatro paredes y un techo, y lo que un Hogar o Familia de Acogida ofrece es muchísimo más que eso. Un Hogar o Familia de Acogida está satisfaciendo las necesidades básicas de cobijo, alimento y cuidados veterinarios (a cargo estos últimos de la protectora) del animal que acoge.

 

 

Un Hogar o Familia de Acogida está ofreciendo el entorno adecuado donde sanar las heridas físicas, pero también las psicológicas que un animal abandonado y maltratado suele traer consigo. Un Hogar o Familia de Acogida está ofreciendo a un animal ese amparo emocional imprescindible que necesita para encontrar su lugar en el mundo, para confiar de nuevo en las personas y en él mismo. Un Hogar o Familia de Acogida le está devolviendo esa dignidad como ser vivo de la cual se le había despojado. Le está salvando, literalmente.

 

© Pepe Jiménez

 

Las familias de acogida dan mucho pero también reciben mucho a cambio. Reciben la gratitud del que se sabe seguro, con sus necesidades básicas cubiertas, pero también del que se sabe protegido y querido.

 

CENTRO ZOOSANITARIO MUNICIPAL

© Pepe Jiménez

El centro Zoosanitario es un servicio público que presta una importante labor social rescatando y cuidando a animales en situación de abandono mientras se produce su adopción en un entorno familiar. El Ayuntamiento de Almería ha llevado a cabo en los últimos años una importante labor de reforma y ampliación de las instalaciones y, gracias a la profesionalidad y el alto grado de implicación del personal que trabaja en él, se ha conseguido mejorar la calidad de vida de los animales acogidos, a la par que incrementar significativamente el número de adopciones.

 

 

Pese a las mejoras llevadas a cabo en el centro, este servicio es, y seguirá siendo, insuficiente frente a la escalofriante cifra de abandonos. Para que nos hagamos una idea, sólo en el primer semestre de 2021 ingresaron 906 animales, de los cuales 77 fueron reclamados y devueltos a sus dueños al haberse extraviado y 270 encontraron una familia de adopción.

 

 

Los animales ingresan esencialmente por dos vías, bien porque los llevan directamente sus propietarios alegando diferentes motivos: factores económicos, cambio de residencia, divorcio, camadas no deseadas, pérdida de interés por el animal, etc, o bien por haber sido abandonados en la calle, lo que, además de ser un comportamiento cruel e irresponsable por parte del cuidador, es un delito que puede conllevar fuertes sanciones administrativas.

El principal objetivo del centro no es otro que procurar la adopción de los animales que tienen bajo su tutela por parte de una nueva familia, y para este fin disponen de un perfil en Instagram y una página en Miwuki Pet Shelter.

TÍMIDO

Adnan, de la protectora granadina Kali Dog, ha venido al Centro a recoger a Tímido. Tras pasar el correspondiente control veterinario, Tímido ha sido desparasitado, microchipado y tiene toda la documentación en regla para poder viajar incluso fuera de nuestras fronteras.

 

 

RECUERDA

Adoptar un perro supone un compromiso sobre su tenencia responsable que conlleva el cumplimiento de una serie de requisitos encaminados a evitar su abandono, preservar la salud pública y la seguridad ciudadana.

Si estás pensando en adoptar, o conoces a alguien que quiera hacerlo

Corre la voz

En el Centro Zoosanitario estaremos encantados de atenderte de lunes a sábado de 8:00 a 14:00 h. y los viernes de 16:30 a 19:00 h. Pide cita en el teléfono: 950 26 85 31