Granadino desde siempre y almeriense desde hace treinta años. Me gano la vida como médico traumatólogo, y compagino la profesión con la fotografía: cursos, reuniones, talleres, que algunas veces imparto y otras muchas recibo; en esto, como en casi todo, jamás dejamos de abrir puertas y encontrar nuevos lugares. Lugares en los que entramos como novatos y salimos como viejos amigos, hasta que encontramos otra puerta que se nos había pasado por alto y descubrimos el espacio infinito que aún nos queda por conocer. Cabo de Gata me sedujo como una novia asalvajada. Me llevó a reencontrar el gusto por una afición abandonada, y me volví a descubrir ocupado en capturar el pedazo de mundo que se colaba por el visor. Mi primer portafolio es un agradecimiento a esas calas que me ayudaron a volver. «Cabo de Gata: del crepúsculo al amanecer»

Enlaces: Web personalFacebook y Facebook clases

This site is protected by wp-copyrightpro.com